Es muy importante establecer unos buenos hábitos bucodentales en los niños. Si no se cuidan los dientes de leche pueden generarse pérdidas prematuras y problemas más complejos.

Los dientes de leche empiezan a aparecer a los 6 meses de edad aproximadamente. Antes, recomendamos la limpieza de las encías con gasas o toallitas suaves. Es importante este cuidado de manera periódica y hacerlo con cuidado y de forma suave para no dañar esa zona. En cuanto empiecen a erupcionar, hay que cepillarlos dos veces al día con pasta fluorada (1000 ppm) del tamaño de un grano de arroz. De los 2 a los 5 años de edad lo correspondiente al tamaño de una lenteja, y desde los 5 años en adelante la misma cantidad que los adultos. A partir de los 6 años de edad recomendamos pasar a dentífricos con 1450 ppm de flúor. Es importante la supervisión de un adulto durante el cepillado, y repasarlo al final para que todo esté correcto.

Otro aspecto importante para cuidar y preservar unos buenos hábitos bucodentales, es acudir dos veces al año a revisión con un odontopediatra deberían. Nos podrá guiar si lo estamos haciendo bien o si debemos cambiar alguna práctica.

Uno de los hábitos bucodentales más importante es acudir al odontopediatra dos veces al año.

Enseñar buenos hábitos de salud dental es una parte fundamental en la educación de los hijos. ¡Recuerda! la mejor enseñanza para los niños es que tengan un buen ejemplo de los padres, por lo que cepíllate los dientes y acude a las revisiones en nuestra clínica. Recuerda que puedes coger cita en un solo click para acudir a la revisión de los más pequeños con nuestros odontopediatras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.