Los terceros molares, también llamados muelas del juicio (ya que erupcionan a partir de los 18 años aproximadamente), están ausentes en las dentaduras de muchas personas, bien por estar incluidas dentro de hueso o bien porque se nace sin su germen.

Hoy en día, según el Consejo General de Dentistas de España, le falta al 25% de la población al menos una de ellas por no llegar a formarse, y un 10% carece totalmente de ellas.

muelas del juicio

¿Por qué ocurre esto?

Nuestros antepasados tenían una dieta a base de alimentos muy duros (carne cruda, raíces, frutos secos, etc.) que requieren mucha masticación, y no usaban cubiertos ni métodos de cocción, por lo que se requería de mandíbulas grandes y molares fuertes. Sin embargo, con el paso del tiempo, se empezó a cocinar la mayor parte de los alimentos de forma que su masticación fue más fácil (cocidos, asados, picados, triturados, etc.).

A medida que fueron pasando los años, los humanos fuimos evolucionando para tener mandíbulas más pequeñas, adaptándonos a nuestras necesidades, de forma que hoy en día las últimas muelas, en este caso las muelas del juicio no tienen hueco para erupcionar o ni siquiera se forman.

¿Significa que las muelas del juicio no son útiles?

La afirmación de que las muelas del juicio no sirven para nada y hay que extraerlas es errónea, ya que deben considerarse unas muelas más, y cumplen con la finalidad del resto de dientes. En ocasiones, debido a la falta de espacio, pueden dañar a los segundos molares o causar infección, pudiendo recomendarse su extracción.

Si aún no te han salido las muelas del juicio o están saliéndote en este momento, puedes pedir cita con nosotros a través de la web o por teléfono y pedir cita para que veamos el estado en el que se encuentran y si podemos ayudarte a pasar este proceso lo mejor posible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.