Para que los dientes estén blancos no basta sólo con una buena higiene, ya que hay alimentos y bebidas que contribuyen a oscurecer y crear tinciones en el esmalte. Para ello, es importante conocerlos y hacer un consumo moderado, si se quiere mantener el tono de los dientes.

Vino: los taninos hacen que se oscurezcan los dientes. Se puede sustituir el vino tinto por el blanco, cuyas tinciones son menores.

Café: contiene una alta concentración de cromógenos, que son unas moléculas intensamente pigmentadas, que tiñen con mucha facilidad el esmalte.  

Refrescos: El azúcar, junto con los ácidos que contienen, hacen que sean especialmente dañinos con el esmalte. Puedes usar pajitas para beberlos, así disminuirás el contacto con los ácidos y azúcares.

Té: al igual que el vino, también contiene taninos. La variedad más dañina es el té negro, y la que menos oscurece es el té verde.

Verduras y frutas de colores intesos: Contienen pigmentos que, si no son retirados justo después de consumirlos con un cepillado, pueden permanecer en nuestro esmalte tiñéndolo. Conviene lavarse los dientes después de tomar arándanos, fresas, moras, remolacha, etc.

Salsas (de soja, vinagre, kétchup): tienen una fuerte coloración que pueden teñir nuestros dientes, además de que son ácidas, y algunas pueden contener azúcares. 

Otras sustancias que pueden oscurecer los dientes:

Desde Ponce y Carpintero esperamos que estos consejos te ayuden a mantener el blanco natural de tus dientes. Si ya los tienes teñidos, no dudes en entrar en nuestra web consultarnos y preguntarnos por los blanqueamientos dentales, ya que siempre han de ser supervisados por un especialista. El blanqueamiento dental es un proceso rápido, indoloro y con unos resultados espectaculares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.